Un poco de historia sobre el patinaje

El hombre se ha interesado desde tiempos muy antiguos por las técnicas de patinaje, ya sea para trasladarse o para desplazar cargas pesadas o voluminosas. Se estima que los orígenes del patín se remontan a más de veinte mil años. Sam Nieswizski, que ha llevado a cabo un importante trabajo de investigación para explicar la historia del patín, cita el descubrimiento hecho por unos arqueólogos de unos patines de hueso que datan del paleolítico. El deseo de patinar siempre, incluso sin hielo, ha sido lo que ha impulsado a los más aventureros a inventar el patín de ruedas.

imagen del historiador Sam Nieswizski

Sam Nieswizski utilizó su impresionante colección de documentos para escribir una auténtica historia del patín

Constructores ingeniosos

Según el mencionado historiador, los primeros inventos vieron la luz en los Países Bajos en el siglo XVIII. Por una parte cita a John Joseph Merlin, nacido en 1735, que fabricaba máquinas mecánicas e instrumentos musicales; por otra parte, también menciona a Maximiliaan Lodewijk van Lede, nacido en Brujas, de profesión grabador de medallas, que figura en el Almanach de Gotha (1790) por haber inventado unos «patines de tierra con los cuales se puede correr tan rápido como por el hielo con patines normales».​

imagen sobre la historia del patinaje

A finales del siglo pasado, los patines de ruedas eran el último grito, tanto en el teatro...

A partir de entonces, la lista de inventores empieza a crecer. El francés Petit-bled patenta en 1819 los primeros patines de ruedas dotados de un «freno de taco». En la misma época, el escocés John Spence, de profesión zapatero y gran aficionado a la mecánica, adapta unas ruedas a unas cuchillas de patines de hielo. El vendedor de fruta inglés Robert John Tyers concibe en 1823 unos patines que bautiza con el nombre de Volito (floto), y el relojero austríaco August Lóhner crea en 1825 unos «zapatos mecánicos con ruedas». El más famoso es, sin lugar a dudas, el francés Jean Garcin, patinador sobre hielo y autor de un ensayo sobre esta modalidad, que en 1828 inventó el Cingar, un patín dotado de soportes laterales altos para fijar el tobillo.

fotografía antigua sobre historia patinaje

...como en los figures de las publicaciones de moda

La moda del patín con ruedas llega con las grandes coreografías. Sam Nieswizski menciona un buen número de ballets pantomima en los que los bailarines utilizan este instrumento. Para la realización en 1849 de la ópera de Meyerbeer, El Profeta, que incluye una danza de patinadores, el parisino Louis Legrand, charcutero de profesión pero también gran inventor, recibe el encargo de construir los patines y de iniciar a los bailarínes en la técnica del patinaje. En esta misma época, las primeras «escuelas», que son locales parecidos a un gimnasio con el suelo liso, experimentan un cierto auge. Todos los patines construidos entonces tienen las ruedas montadas​ en línea, ya que parten del principio de la cuchilla de los patines de hielo.

Author: admin

Share This Post On